¿Qué es un instructivo?


Que es un instructivo, para niños.

¿Qué es un instructivo?

Un instructivo es una guía que muestra claramente que pasos se deben seguir para hacer una determinada acción de manera correcta. Los instructivos son una herramienta que las personas utilizan para lograr realizar una acción y es importante seguirlos al pie de la letra, para lograr el objetivo que nos hayamos propuesto. Sirven para guíar acciones, por ejemplo los manuales para instalar una tv, o las recetas para hacer comida. En ambos casos, el instructivo sirve para indicar que acciones realizar y en que orden para lograr el objetivo.



La palabra instructivo, guarda una estrecha relación con la palabra instrucción, porque conllevan el mismo fin: instruir a una persona, sobre los pasos necesarios y su orden correcto, para lograr un fin, como armar un mueble, conectar un televisor, hacer galletas, arreglar un aparato, etc.


Un ejemplo para explicar a los niños fácilmente:

Instructivo para conectar un juego de video, Imaginemos que recién compramos un videojuego y para jugarlo debemos, por supuesto conectarlo… Pero que tal si no tuviéramos instructivo y no supiéramos nada al respecto, pues simplemente no podrías jugar. En cambio, siguiendo correctamente y en el orden indicado, los pasos del instructivo, lograremos nuestro fin, que es poder jugar con el videojuego.


Veamos como se puede explicar paso a paso a los niños lo que es un instructivo.

Introducción a los Instructivos

Un instructivo es un conjunto de pasos organizados que te proporciona instrucciones claras sobre cómo llevar a cabo una tarea específica. Es similar a una receta de cocina o a un mapa que te guía paso a paso para alcanzar un objetivo concreto. Los instructivos son herramientas útiles que nos ayudan a entender y ejecutar tareas de manera efectiva y organizada.

Cuando piensas en un instructivo, puedes imaginarlo como un conjunto de indicaciones detalladas que te explican cómo hacer algo. Esto puede ser cocinar una receta deliciosa, ensamblar un juguete o realizar un proyecto creativo. Los instructivos se utilizan en diferentes aspectos de la vida cotidiana para asegurarse de que las cosas se hagan de manera correcta y ordenada.

Imagina que estás planeando un viaje a un lugar nuevo. Antes de salir, revisas un mapa que te muestra las calles y direcciones que debes seguir para llegar a tu destino. De manera similar, un instructivo te proporciona una hoja de ruta para alcanzar tu objetivo de manera exitosa.

Entonces, los instructivos son como guías paso a paso que nos ayudan a entender y llevar a cabo tareas específicas. Son herramientas valiosas que nos permiten aprender y realizar actividades de manera organizada y efectiva, ya sea en la cocina, en proyectos creativos o en cualquier otro aspecto de la vida cotidiana.


Pasos Ordenados en los Instructivos

Un aspecto fundamental de los instructivos es que siempre presentan pasos que deben seguirse en un orden específico. Esto significa que no puedes saltarte pasos ni realizarlos fuera de secuencia. La estructura ordenada de los pasos es esencial para garantizar que una tarea se realice de manera efectiva y exitosa.

Imagina que estás construyendo un conjunto de bloques para crear una torre. Si sigues los pasos en el orden correcto, la torre se mantendrá estable y alta. Sin embargo, si decides poner bloques en el orden incorrecto, la torre podría caer. Lo mismo ocurre con los instructivos: cada paso tiene un propósito específico y debe completarse antes de pasar al siguiente.

Este enfoque ordenado es especialmente importante en situaciones en las que la seguridad es un factor, como en la cocina. Si estás cocinando una receta, seguir los pasos en el orden adecuado es crucial para evitar accidentes o resultados desagradables. Por ejemplo, si mezclas ingredientes antes de precalentar el horno, podrías arruinar tu comida.




Logo LEGSA Tabla de Contenido.



Lista de Materiales en los Instructivos

Un elemento común en los instructivos es la inclusión de una lista de materiales o ingredientes que necesitas tener antes de comenzar una tarea específica. Esta lista actúa como una especie de "chequeo" para asegurarse de que tienes todo lo necesario antes de emprender la tarea. Ya sea que estés siguiendo una receta de cocina, construyendo un proyecto o realizando cualquier otro tipo de actividad, contar con los materiales adecuados es fundamental para el éxito del proceso.

Por ejemplo, si estás siguiendo una receta para hornear galletas, la lista de materiales podría incluir harina, azúcar, mantequilla y chocolate. Antes de empezar, es importante verificar que tienes todos estos ingredientes a mano. De lo contrario, podrías encontrarte en medio de la preparación y descubrir que te falta algo esencial.

Del mismo modo, en proyectos de manualidades, la lista de materiales te dirá qué herramientas y suministros necesitas para completar la actividad. Esto te ayuda a planificar con anticipación y a asegurarte de que estás preparado para llevar a cabo el proyecto de manera eficiente.


Imágenes o Dibujos en los Instructivos

En algunos instructivos, encontrarás imágenes o dibujos que acompañan a las instrucciones escritas. Estas imágenes tienen un propósito importante: ayudarte a comprender mejor cómo llevar a cabo cada paso de la tarea. La combinación de texto e imágenes hace que las instrucciones sean más claras y accesibles.

Imagina que estás siguiendo un instructivo para armar un mueble. Las imágenes pueden mostrar cómo encajan las piezas, en qué posición deben estar los tornillos y cómo se ensambla el mueble en general. Estas representaciones visuales son especialmente útiles cuando las palabras por sí solas no son suficientes para explicar un proceso de manera completa.

Lo mismo ocurre en los instructivos de cocina. Si estás aprendiendo a cocinar una receta, las imágenes de los pasos clave, como cómo cortar los ingredientes o cómo doblar una masa, te dan una referencia visual que complementa las palabras escritas. Esto facilita seguir las instrucciones de manera más precisa.

La presencia de imágenes o dibujos en los instructivos no solo ayuda a comprender mejor las tareas, sino que también puede ser especialmente útil para personas que son visualmente orientadas o que pueden tener dificultades para comprender las instrucciones escritas de manera abstracta.


Lenguaje Claro y Simple en los Instructivos

Un aspecto esencial de los instructivos es el uso de un lenguaje claro y simple. Estos documentos están diseñados para que cualquiera, sin importar su nivel de conocimiento o experiencia, pueda entender y seguir las instrucciones de manera efectiva. En lugar de emplear palabras complicadas o técnicas, los instructivos utilizan un vocabulario accesible y frases sencillas para garantizar la comprensión universal.

La claridad en el lenguaje es especialmente importante en contextos como la cocina. Cuando sigues una receta, es esencial que las instrucciones sean fáciles de seguir para que el plato resulte delicioso. En lugar de utilizar términos culinarios complejos, los instructivos describen las acciones de manera simple, como "mezclar los ingredientes" en lugar de "incorporar los componentes".

En proyectos de manualidades o construcción, el lenguaje claro es igualmente vital. Las instrucciones deben ser comprensibles para personas de todas las edades y niveles de experiencia. Esto significa evitar jerga técnica y expresar las acciones de forma directa, como "pegar las piezas" en lugar de "aplicar adhesivo a las partes".

La simplicidad en el lenguaje hace que los instructivos sean accesibles y efectivos, permitiendo que cualquiera pueda realizar tareas de manera exitosa. Los autores de instructivos se esfuerzan por comunicar las acciones de manera que no haya lugar a confusiones, lo que garantiza resultados satisfactorios en una variedad de actividades.


Objetivo Claro en los Instructivos

Cada instructivo tiene un objetivo claro que se busca alcanzar al seguir los pasos proporcionados en el documento. Este objetivo es la razón principal por la que alguien utiliza un instructivo y define lo que se quiere lograr al final del proceso. Los instructivos pueden abarcar una amplia variedad de actividades, desde hacer una manualidad, cocinar una receta o armar un juguete, y el objetivo se establece para guiar al lector hacia la realización exitosa de esa tarea específica.

Por ejemplo, en una receta de cocina, el objetivo es preparar un plato delicioso y satisfactorio. Cada paso en la receta contribuye a alcanzar este objetivo, ya sea mezclar ingredientes, cocinar a fuego lento o hornear a una temperatura específica. El objetivo es claro: obtener una comida deliciosa al final del proceso.

En proyectos de manualidades, el objetivo puede ser crear una obra de arte o un objeto funcional. Los pasos proporcionados en el instructivo están diseñados para guiar al lector hacia la realización exitosa de ese proyecto en particular, como construir una casa de cartón o tejer una bufanda.

La claridad del objetivo es esencial para que los instructivos sean efectivos. Los lectores deben comprender desde el principio qué están tratando de lograr siguiendo las instrucciones. Esto les permite mantenerse enfocados en la tarea y entender cómo cada paso los acerca a la realización de ese objetivo específico.


Practicar Haciendo en los Instructivos

Una de las mejores maneras de entender y aprender a utilizar un instructivo es a través de la práctica activa. Esto significa que la teoría y las instrucciones escritas cobran vida cuando te involucras en la acción y sigues los pasos de manera práctica. Puedes aplicar esta técnica en una variedad de contextos, como cocinar una receta, construir un juguete o llevar a cabo un proyecto, siguiendo las instrucciones proporcionadas.

Imagina que estás siguiendo un instructivo para ensamblar un rompecabezas complicado. Aunque las instrucciones te proporcionan información detallada sobre cómo unir las piezas, la verdadera comprensión y habilidad se desarrollan cuando colocas las piezas juntas con tus propias manos. A medida que avanzas en el proceso, experimentas de primera mano cómo encajan las piezas y cómo cada paso contribuye al objetivo final.

En la cocina, la práctica es fundamental. Puedes leer una receta con cuidado, pero la verdadera comprensión y habilidad culinaria se adquieren al preparar la comida. Medir ingredientes, mezclar sabores y aplicar técnicas culinarias son acciones que te permiten interiorizar el proceso y comprender cómo cada paso contribuye al sabor y la textura del plato.

La práctica haciendo también fomenta la resolución de problemas y la adaptación. A veces, es posible que encuentres desafíos o dificultades inesperadas al seguir un instructivo. A través de la práctica activa, aprendes a superar obstáculos, hacer ajustes y mejorar tus habilidades en el proceso.


Revisar y Corregir en los Instructivos

Una fase crítica en la utilización de instructivos es la revisión y corrección de lo que has hecho después de seguir los pasos proporcionados. Este proceso es esencial para garantizar que el resultado final sea correcto y para aprender de posibles errores que puedan haber ocurrido durante la ejecución de la tarea.

Imagina que has seguido un instructivo para ensamblar un mueble. Después de completar todos los pasos, es importante revisar minuciosamente el mueble en busca de posibles problemas. Puede ser que una pieza no esté completamente encajada o que falte un tornillo. Al identificar estos errores, puedes corregirlos de inmediato y asegurarte de que el mueble esté completamente funcional y seguro.

En la cocina, la revisión y corrección son igualmente importantes. Después de cocinar una receta, debes probar el plato final para asegurarte de que el sabor y la textura sean los esperados. Si notas que algo no está bien, como que falta sal o que está demasiado cocido, puedes ajustar y corregir el plato antes de servirlo.

La revisión y corrección también son valiosas para el aprendizaje. Si te encuentras con dificultades o errores al seguir un instructivo, no debes sentirte mal. En cambio, considera estos desafíos como oportunidades de aprendizaje. Identificar lo que salió mal te permite comprender mejor el proceso y evitar cometer el mismo error en el futuro.


Usos en la Vida Diaria de los Instructivos

Los instructivos son herramientas versátiles que se utilizan en numerosas áreas de la vida cotidiana para guiar a las personas en la realización de una variedad de tareas y actividades. Su aplicabilidad abarca desde la cocina hasta la construcción, la creación de manualidades y el juego con juguetes nuevos, entre otros usos.

En la cocina, los instructivos son esenciales para cocinar platos deliciosos y precisos. Las recetas proporcionan pasos detallados sobre cómo preparar comidas, desde las más simples hasta las más elaboradas. Siguiendo las instrucciones, las personas pueden aprender a mezclar ingredientes, controlar las temperaturas y hornear con precisión.

Los proyectos de manualidades también se benefician de los instructivos. Ya sea que se trate de tejer, coser, pintar o hacer joyas, las instrucciones proporcionan orientación sobre cómo crear obras de arte únicas. Los instructivos ayudan a los entusiastas de las manualidades a dominar nuevas técnicas y a dar rienda suelta a su creatividad.

Cuando se trata de armar muebles o realizar tareas de bricolaje en el hogar, los instructivos son indispensables. Proporcionan información detallada sobre cómo ensamblar muebles, instalar aparatos o llevar a cabo reparaciones. Esto permite a las personas ahorrar dinero al hacer las cosas por sí mismas y mantener su hogar en buen estado.

Finalmente, los instructivos son útiles incluso en el juego. Los juguetes nuevos a menudo vienen con instrucciones sobre cómo ensamblarlos o cómo jugar con ellos de manera adecuada y segura. Esto asegura que los niños y niñas disfruten al máximo de sus juguetes y evita posibles problemas.

Es claro que los instructivos desempeñan un papel importante en la vida diaria, ya que guían a las personas en una amplia variedad de actividades, desde cocinar hasta hacer manualidades, armar muebles y disfrutar de nuevos juguetes. Son herramientas valiosas que promueven el aprendizaje y la eficiencia en numerosos aspectos de la vida cotidiana.


Divertido y Útil: Aprender a Seguir Instructivos

Aprender a seguir instructivos es una habilidad que puede ser tanto divertida como extremadamente útil. Esta destreza te permite abordar una amplia variedad de tareas y proyectos, desde simples actividades cotidianas hasta emocionantes proyectos creativos. Es una herramienta valiosa que ofrece numerosas ventajas.

En primer lugar, aprender a seguir instructivos puede ser muy divertido. Cuando sigues un instructivo para hacer una manualidad, cocinar una receta o ensamblar un juguete, estás embarcándote en una aventura creativa. Cada paso completado te acerca más a la satisfacción de ver el producto final y te brinda un sentido de logro.

Además de la diversión, seguir instructivos también es extremadamente útil. Te permite realizar tareas de manera más eficiente y precisa. Por ejemplo, si sigues las instrucciones al armar muebles, evitarás cometer errores costosos o incluso peligrosos. En la cocina, las recetas te guían para obtener resultados deliciosos y consistentes.

La habilidad de seguir instructivos es especialmente útil en el aprendizaje y el desarrollo personal. Te permite adquirir nuevas habilidades y conocimientos en una variedad de áreas. Puedes aprender a tocar un instrumento, programar una computadora, realizar reparaciones en el hogar o explorar nuevos pasatiempos, todo gracias a la guía de instructivos.

Entonces, aprender a seguir instructivos es una habilidad que combina la diversión de la exploración creativa con la utilidad de la eficiencia y el aprendizaje. Te capacita para abordar proyectos emocionantes y te permite adquirir nuevas habilidades, lo que la convierte en una destreza valiosa en la vida cotidiana y en la búsqueda del crecimiento personal.



También te puede interesear ¿Qué es un cuadro sinóptico?


Que es un instructivo, para niños.

Ejemplo de Actividades imprimibles


Partes de un instructivo:

Título o Encabezado: El título del instructivo es la primera parte que llama la atención del lector. Debe ser descriptivo y conciso, indicando claramente la tarea o actividad que se va a realizar.
Lista de Materiales o Ingredientes: Esta sección enumera todos los materiales, herramientas o ingredientes que se necesitan para llevar a cabo la tarea. Es importante verificar que tienes todo lo necesario antes de comenzar.
Introducción o Descripción: Aquí se proporciona una breve descripción del objetivo del instructivo y, a veces, se explica por qué es importante realizar la tarea. Puede incluir una introducción al contexto o la importancia de la actividad.
Pasos o Instrucciones: Esta es la parte central del instructivo y suele estar organizada en una serie de pasos numerados o en viñetas. Cada paso proporciona instrucciones detalladas sobre lo que se debe hacer en un orden específico.
Imágenes o Diagramas: Algunos instructivos incluyen imágenes, fotografías o diagramas que complementan las instrucciones escritas. Estas representaciones visuales ayudan a clarificar los pasos y proporcionan una referencia visual.
Consejos o Notas: Esta sección puede contener consejos adicionales, sugerencias útiles o precauciones que deben tenerse en cuenta al llevar a cabo la tarea. Puede ofrecer información adicional para facilitar la ejecución exitosa.
Conclusion o Resumen: Algunos instructivos incluyen una sección de conclusión que resume los pasos clave o destaca los puntos más importantes de la tarea. Esto puede ayudar a reforzar la comprensión.
Lista de Verificación (opcional): En algunos casos, se incluye una lista de verificación al final del instructivo para que el lector pueda marcar cada paso a medida que se completa. Esto ayuda a mantener un seguimiento de los progresos.
Notas de Seguridad (si es relevante): Si la tarea implica riesgos o precauciones especiales, el instructivo puede incluir una sección de notas de seguridad que destaque las medidas de seguridad que deben seguirse.
Información de Contacto (si es relevante): En ciertos casos, como instructivos para productos, puede incluirse información de contacto del fabricante o proveedor en caso de preguntas o problemas.

Estas son las partes comunes de un instructivo, pero la estructura y el contenido pueden variar según el tipo de tarea o actividad que se esté describiendo. La clave es proporcionar instrucciones claras y concisas para que el lector pueda llevar a cabo la tarea con éxito.


Ideas para enseñar a los niños que es un instructivo:

Recetas de Cocina Simples Cocinar con niños es una excelente manera de introducir instructivos. Elije recetas sencillas, como hacer galletas o preparar un sándwich, y utiliza una receta escrita para guiarlos a través de los pasos. Puedes ayudarles a leer y seguir las instrucciones mientras preparan la comida.
Armar un Rompecabezas Proporciona a los niños un rompecabezas simple que incluya un instructivo para armarlo correctamente. Esto les permitirá seguir pasos específicos para completar el rompecabezas y comprender la importancia de las instrucciones.
Manualidades con Pasos Escritos Elije proyectos de manualidades que tengan instrucciones escritas. Por ejemplo, hacer tarjetas de cumpleaños o pulseras con cuentas. Los niños pueden seguir las instrucciones paso a paso para crear sus propias obras de arte.
Juegos de Construcción Los juegos de construcción, como los bloques de construcción o los sets de LEGO, a menudo vienen con instrucciones para construir modelos específicos. Los niños pueden seguir estas instrucciones para ensamblar objetos y comprender la importancia de los pasos.
Juegos de Rol Organiza un juego de rol en el que los niños actúen como "instructores" y "aprendices". El instructor proporciona instrucciones verbales a los aprendices sobre cómo llevar a cabo una tarea específica, como hacer una cama o armar un rompecabezas. Esto les ayuda a comprender cómo se comunican las instrucciones.
Juego de la Cadena de Comandos Crea un juego en el que un niño dé instrucciones a otro para realizar una acción específica sin poder ver la tarea. Por ejemplo, guiar a alguien para que dibuje un patrón sin ver el papel. Esto resalta la importancia de ser claro y específico en las instrucciones.
Crear un Libro de Instructivos Pide a los niños que creen un "libro de instructivos" sobre una actividad que les guste, como jugar a un juego de mesa o hacer una manualidad. Deben escribir los pasos y dibujar imágenes para ilustrarlos.
Juego de Seguir el Mapa Crea un mapa sencillo con direcciones escritas y dibujos que conduzcan a un "tesoro" o premio escondido en el jardín o en el interior de la casa. Los niños deben seguir las instrucciones del mapa para encontrar el tesoro.
Crear un Juego de Mesa Anime a los niños a diseñar su propio juego de mesa con reglas escritas. Esto les permite pensar en la secuencia de juego y la importancia de las instrucciones claras.

Características Importantes de un Instructivo

  • Claridad: Los instructivos deben ser claros y fáciles de entender. Utilizan un lenguaje simple y directo para que cualquiera pueda seguir las instrucciones.
  • Secuencia de Pasos: Organizan la información en una secuencia lógica de pasos que deben seguirse en un orden específico.
  • Listas de Materiales: Incluyen una lista detallada de todos los materiales, herramientas o ingredientes necesarios para llevar a cabo la tarea.
  • Instrucciones Detalladas: Proporcionan instrucciones detalladas para cada paso, explicando cómo realizar la tarea de manera precisa.
  • Imágenes o Diagramas: A menudo, se acompañan de imágenes, fotografías o diagramas que complementan las instrucciones escritas y ayudan a visualizar los pasos.
  • Consejos y Notas: Pueden incluir consejos adicionales, sugerencias útiles o precauciones que deben tenerse en cuenta al llevar a cabo la tarea.
  • Resumen o Conclusión: Algunos instructivos incluyen una sección de resumen que destaca los puntos clave o una conclusión que refuerza la comprensión.
  • Enfoque en el Objetivo: Siempre tienen un objetivo claro, es decir, algo que se desea lograr al seguir los pasos del instructivo.
  • Versatilidad de Aplicación: Pueden aplicarse en diversas áreas de la vida cotidiana, desde la cocina hasta la construcción y el entretenimiento.
  • Facilitan el Aprendizaje: Son herramientas valiosas para adquirir nuevas habilidades y conocimientos en una variedad de campos.

Ejemplos de un Instructivo

Ejemplo 1: Instructivo para Hacer un Sándwich de Jamón y Queso

  • Ingredientes: Pan, jamón, queso, lechuga, tomate, mayonesa.
  • Pasos:
    1. Paso 1: Coloca dos rebanadas de pan en una superficie plana.
    2. Paso 2: Unta una de las rebanadas de pan con mayonesa.
    3. Paso 3: Coloca láminas de jamón y queso sobre la rebanada untada con mayonesa.
    4. Paso 4: Agrega lechuga y tomate al gusto.
    5. Paso 5: Cubre con la otra rebanada de pan.
    6. Paso 6: Corta el sándwich por la mitad y ¡disfruta!

Ejemplo 2: Instructivo para Ensamblar un Modelo de Avión de Papel

  • Materiales: Hoja de papel, lápiz.
  • Pasos:
    1. Paso 1: Toma la hoja de papel en posición horizontal y dóblala por la mitad a lo largo.
    2. Paso 2: Desdobla la hoja y pliégala nuevamente, esta vez doblando ambos bordes hacia el centro.
    3. Paso 3: Gira la hoja de papel y dobla la punta superior hacia abajo, dejando un pequeño triángulo en la parte superior.
    4. Paso 4: Doble la hoja por la mitad a lo largo, manteniendo la forma de triángulo en la parte superior.
    5. Paso 5: Dibuja detalles en tu avión, como ventanas o alas.
    6. Paso 6: Desdobla las alas del avión para que queden en ángulo y ¡listo para volar!

Ejemplo 3: Instructivo para Plantar una Flor en una Maceta

  • Materiales: Maceta, tierra, semilla de flor, regadera.
  • Pasos:
    1. Paso 1: Llena la maceta con tierra hasta aproximadamente 2/3 de su capacidad.
    2. Paso 2: Haz un pequeño agujero en la tierra, coloca la semilla de flor y cúbrelo con tierra.
    3. Paso 3: Riégala suavemente para humedecer la tierra, pero no la empapes demasiado.
    4. Paso 4: Coloca la maceta en un lugar soleado o con luz indirecta.
    5. Paso 5: Riégala regularmente, manteniendo la tierra húmeda pero no encharcada.
    6. Paso 6: Con el tiempo, verás cómo crece y florece tu flor.

Ejemplo 4: Instructivo para Montar un Rompecabezas de 100 Piezas

  • Materiales: Rompecabezas de 100 piezas.
  • Pasos:
    1. Paso 1: Abre la caja del rompecabezas y saca todas las piezas.
    2. Paso 2: Organiza las piezas por colores o patrones similares para facilitar el proceso de ensamblaje.
    3. Paso 3: Encuentra las piezas del borde y ensámblalas para formar el marco del rompecabezas.
    4. Paso 4: Comienza a armar las secciones del rompecabezas, centrándote en grupos de piezas que encajen entre sí.
    5. Paso 5: Continúa ensamblando las piezas hasta que hayas completado todo el rompecabezas.
    6. Paso 6: Disfruta de la imagen completa y ¡celebra tu logro!

Ejemplo 5: Instructivo para Hacer una Tarjeta de Cumpleaños Hecha a Mano

  • Materiales: Cartulina de colores, tijeras, pegamento, lápices de colores, pegatinas.
  • Pasos:
    1. Paso 1: Dobla la cartulina por la mitad para crear la base de la tarjeta.
    2. Paso 2: Decora la portada de la tarjeta con un mensaje de cumpleaños o un dibujo alegre.
    3. Paso 3: Abre la tarjeta y crea un diseño en el interior, como un pastel de cumpleaños o globos.
    4. Paso 4: Usa pegamento para agregar decoraciones adicionales, como lentejuelas o cintas.
    5. Paso 5: Escribe un mensaje personalizado en el interior de la tarjeta para la persona de cumpleaños.
    6. Paso 6: ¡La tarjeta de cumpleaños hecha a mano está lista para ser entregada y celebrar el cumpleaños!

En síntesis, un instructivo es un conjunto de pasos escritos y, a veces acompañados de imágenes o diagramas, que proporciona orientación detallada sobre cómo realizar una tarea o actividad específica. Estas guías son diseñadas para ser claras y accesibles, utilizando un lenguaje simple y directo, con el propósito de que cualquier persona, independientemente de su nivel de conocimiento o experiencia, pueda comprender y llevar a cabo la tarea con éxito. Los instructivos se utilizan en diversas áreas de la vida cotidiana, desde cocinar recetas y ensamblar muebles hasta hacer manualidades y jugar con juguetes nuevos. Su estructura típica incluye secciones como el título, lista de materiales, pasos o instrucciones, imágenes explicativas y consejos, lo que facilita la comprensión y ejecución efectiva de la tarea deseada.

Que es un instructivo, para niños.

Ejemplo de Actividades imprimibles



Tal vez pueda interesarte



Prueba GRATIS de 14 días.

Regístrate hoy mismo para disfrutar de tu prueba gratis de 14 días.

Ahorra hasta el 70% de tu tiempo al planear tus clases.

Obtén acceso inmediato a Planeaciones, Guías, Material y Actividades imprimibles, Juegos educativos multimedia, para Preescolar y Primaria.

Empezar mi prueba gratis
Conoce nuestro Blog sobre educación.

En LEGSA, encontrarás varios ejemplos de instructivos para niños, que podrás descargar GRATIS, con tu suscripción.

Compartir en:

       



Que es un instructivo, para niños.

Descargar el material completo (6 páginas)

El material contiene: Varios instructivos ilustrados para niños, así como la definición, partes, características y ejemplo de instructivo para niños.



Volver