¿Qué son los antivalores?


¿Qué son los antivalores?

¿Qué son los antivalores?

En la sociedad, existen una serie de valores éticos y morales que regulan y orientan las acciones de las personas. Sin embargo, también nos encontramos con actitudes negativas que se oponen a estos valores, conocidas como antivalores. Los antivalores son comportamientos inadecuados e incorrectos que van en contra de los principios del buen obrar y del camino de la virtud. En este artículo, exploraremos en detalle qué son los antivalores, cómo afectan la convivencia y presentaremos ejemplos de los antivalores más relevantes.


Logo LEGSA Tabla de Contenido.



Definición y naturaleza de los antivalores

Los antivalores se definen como aquellas actitudes negativas que se contraponen a los valores éticos y morales aceptados por la sociedad. La palabra "antivalores" se compone del prefijo "anti-", que significa "opuesto", y el sustantivo "valor". Estas actitudes negativas no reciben el respaldo de la sociedad en general debido a su carácter perjudicial y peligroso, aunque como sabemos, siempre hay secciones o pequeñas partes de la sociedad corrompidas que pudiesen apoyarlos.

Recordemos que los valores, por otro lado, son los principios que guían nuestras acciones desde y hacia el bien, tales como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la responsabilidad, la lealtad, la solidaridad, la generosidad y la gratitud, entre otros. Los antivalores, por el contrario, son formas de actuar inapropiadas que están asociadas a conductas inmorales o antiéticas, totalmente contrapuestas a los valores antes mencionados.



Impacto de los antivalores en la convivencia y la sociedad

Los antivalores atentan contra los pilares fundamentales sobre los cuales se sustenta la vida en sociedad, volviéndose un riesgo para esta. La falta de respeto, la intolerancia, la deshonestidad, la injusticia y otros antivalores dificultan la convivencia pacífica, la armonía y el mutuo respeto, elementos esenciales para una sociedad funcional y saludable.

Es importante recordar que, también las religiones y los diferentes sistemas de pensamiento ideológico o filosófico se basan en sistemas de valores con el objetivo de evitar la práctica o presencia de antivalores. La finalidad de estos sistemas es fomentar la honestidad, la justicia, la tolerancia, el respeto y la responsabilidad, entre otros, para prevenir la deshonestidad, la injusticia, la intolerancia, el irrespeto y la irresponsabilidad, que son considerados antivalores especialmente perjudiciales.

Cuando una persona adopta los antivalores como guía para su comportamiento, generalmente se convierte en un individuo negativo, frío e insensible que carece de preocupación por los demás y las consecuencias de sus actos sobre ellos, siendo entonces un riesgo para la sociedad en su conjunto. Los antivalores pueden afectar la vida de las personas en diversos aspectos, ya sea a nivel personal, familiar, escolar o laboral. Además, aquellos que profesan los antivalores pueden ser objeto de sanciones sociales y, en casos extremos, incluso recibir castigos por parte del Estado.

Entonces, podemos resumir que los antivalores son actitudes negativas que se oponen a los valores éticos y morales que guían nuestras acciones en la sociedad. Estas actitudes inapropiadas, como el irrespeto, la deshonestidad, la injusticia, la intolerancia y el egoísmo, entre otros, dificultan la convivencia armoniosa y afectan la vida de las personas en diversos ámbitos. Es fundamental reconocer y rechazar los antivalores para promover una sociedad basada en la ética, el respeto mutuo y la justicia.



Características de los antivalores.

  • Contrarios a los valores: Los antivalores se caracterizan por ser actitudes y comportamientos contrarios a los valores éticos y morales aceptados por la sociedad.

  • Negativos y perjudiciales: Los antivalores son considerados negativos y perjudiciales debido a su impacto nocivo en la vida de las personas y en la sociedad en general.

  • Inapropiados e incorrectos: Los antivalores se consideran inapropiados e incorrectos porque van en contra de las normas y principios morales y éticos establecidos. No se ajustan a los estándares de comportamiento esperados y son rechazados por la sociedad en general.

  • Ausencia de empatía y consideración: Los antivalores se caracterizan por la falta de empatía y consideración hacia los demás.

  • Dificultan la convivencia y el bienestar social: Los antivalores generan conflictos y obstaculizan la convivencia pacífica y armoniosa en los núcleos familiares o sociales.



¿Qué son los antivalores?

Los antivalores son lo opuesto a los valores del bien.

10 ejemplos de antivalores.

  • Irrespeto: El irrespeto implica una falta de consideración y respeto hacia los demás. Se manifiesta a través de actitudes groseras, ofensivas o despreciativas, y va en contra de las normas de la moral y la ética.

  • Deshonestidad: La deshonestidad se caracteriza por la falta de integridad y honradez en las acciones de una persona. Los individuos deshonestos suelen mentir y engañar para obtener beneficios personales, lo que los convierte en personas poco fiables y desleales.

  • Injusticia: La injusticia implica la falta de equidad y justicia en situaciones individuales o sociales. Puede manifestarse a través de actos ilegales, corrupción, negligencia o irrespeto.

  • Intolerancia: La intolerancia se refleja en actitudes de terquedad, obstinación e intransigencia hacia aquellos que tienen creencias, costumbres, opiniones o tendencias políticas diferentes.

  • Egoísmo: El egoísmo se caracteriza por un excesivo amor propio que lleva a una persona a preocuparse únicamente por sus propios intereses y beneficios, sin considerar a quienes la rodean.

  • Arrogancia: La arrogancia es un sentimiento de superioridad que lleva a una persona a considerarse por encima de los demás y exigir un trato especial y privilegios.

  • Odio: El odio implica resentimiento, rencor y deseo de hacer daño a otros. Genera actitudes negativas que se contraponen al amor y puede dirigirse hacia una persona, una situación o una cosa.

  • Envidia: La envidia es un conjunto de sentimientos negativos que surgen cuando se observa la posesión de algo por parte de otra persona. La persona envidiosa desea lo que no tiene y que alguien más posee. La envidia se basa en las carencias personales y afecta la forma en que se actúa o se responde ante una situación.

  • Enemistad: La enemistad es el opuesto de la amistad y se produce entre dos o más personas.

  • Desigualdad: La desigualdad como antivalor se refiere a la falta de igualdad o equidad entre personas o situaciones.



Para finalizar, basta recapitular que, en la sociedad, existen una serie de valores éticos y morales que regulan y orientan las acciones de las personas. Sin embargo, también nos encontramos con actitudes negativas que se oponen a estos valores, conocidas como antivalores. Los antivalores son comportamientos inadecuados e incorrectos que van en contra de los principios del buen obrar y del camino de la virtud.

¿Qué son los antivalores?

Ejemplos de antivalores, son la envidia o la deshonestidad.


Compartir en:
       

En LEGSA, encontrarás respuestas a varias de las preguntas cotidianas y universales, que nos hacemos todos los días.



Volver a Inicio.